Antes de proceder a la limpieza de las ventanas de aluminio, deberemos limpiar el marco porque si lo hacemos al final, podemos volver a ensuciar los cristales, y trabajaremos el doble.

     Los marcos de aluminio deberéis limpiarlos con una solución de agua caliente y detergente no abrasivo. En caso de que sean de madera, podéis usar un trapo suave mojado  en leche desnatada y agua fría, o en té frío para maderas barnizadas.

    Si tus marcos de aluminio blanco de las ventanas tienen manchas que no han desaparecido después de la limpieza, prueba eliminarlas limpiándolos con un detergente con amoniaco mezclado con agua. Humedece una esponja en la mezcla y aplica en el lugar de la mancha haciendo movimientos circulares. Luego limpia con un paño húmedo con agua y seca con papel absorbente.

     Para limpiar los cristales, prepararemos en un bote pulverizador una mezcla de agua tibia y amoniaco o  vinagre. Nos será muy útil usar dos cubos para limpiar las ventanas: uno para limpiar y el otro para enjuagar. Deberemos cambiar el agua con frecuencia, especialmente del segundo, para conseguir buenos resultados.

    Para secar los cristales, se recomienda usar papel absorbente o un trapo suave (que ninguno de los dos deje pelusa). Nunca frotéis las ventanas sucias con un trapo seco, ya que rayaríais el cristal debido a la suciedad. 

    Ya tendréis limpias vuestras ventanas de aluminio.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted